sábado, 29 de noviembre de 2008

De vuelta

Tuve que regresar a tierras aztecas para reactivar este diario (¡Lunita, ya estoy aquí!). Es que el trabajo deja exhausta la mente y preferí darle el relax con una que otra Quilmes y libros al mayoreo, dejando a un lado la computadora. Quizá me olvidaron... Más bien, estoy seguro, sin embargo, entro en soliloquio y me dispuse a escribir.
Fueron exactamente no me acuerdo, pero ya pasaron muchos meses antes de volver al DF y platicar con la gente que dejé. Aún tengo pendientes muchas personas importantes, pero no tardaré en visitarlas. Y especialmente, muero de ganas por conversar de cine clásico y mucho sobre jazz. Ojalá que sea pronto. Este domingo hay esperanza de –también– reactivar los buenos momentos cinéfilos y musicales. ¡Y si vieran que no es lo mismo hablar de Woody Allen con mis amigos del trabajo! Ojalá mañana se me haga frente a una exquisita cerveza de marca nacional... y aún más la comida, y no precisamente con mis amigos de la chamba porque ellos se quedaron donde corren los buenos aires.

2 comentarios:

Púrpura dijo...

Pues bienvenido otra vez al gran mundo de los blogs.

See you...

Bhb dijo...

Qué bueno, apareciste!!!

Bienvenido y un abrazote!